El viaje paso a paso


Les dejo este artículo donde se encuentran organizados los escritos de los viajes que realicé por Venezuela desde noviembre de 2009 hasta febrero de 2010.

Venezuela Turística - el mejor país

Venezuela Turística - el mejor país

Continua el Viaje – El Tigre – Puerto Ordaz – San Felix (Parte VII)


El Tigre – Puerto Ordaz – San Felix

Es tarde en la noche cuando empecé a escribir esta reseña, el día que inauguraron el segundo puente sobre el río Orinoco no pude asistir, durante la construcción de este puente siempre estuve muy atento a todas las noticias que informaban del avance de esta imponente obra de ingeniería. No solo por el reto de su construcción que involucra una estructura de esta magnitud sino el impacto que traería la construcción de una vía expresa que comunicara el sur del país con la región oriental, y a su vez en un futuro no muy lejano con el norte de Brasil.

Casi 3 años después, por fin llego el día de conocer el puente, pase por el Tigre, ciudad petrolera de las cuales tengo agradables recuerdos de mi niñez, sus campos, sus amplias planicies, los animales de los fundos, el silencio y el estrellado cielo nocturno, sus largas noches de llenas de historias místicos de fantasmas. En este viaje me dieron una versión del origen del nombre “El Tigre”, supuestamente en la década de 1.930 cuando se inició la actividad de perforación y extracción de crudo en esta región se propagaba por las planicies un sonido muy fuerte el cual era generado por los taladros petroleros, hasta ese entonces no existía la ciudad y todo eran grandes extensiones de terreno. Los habitantes de estos campos dedicados hasta ese entonces a la agricultura fueron sorprendidos por aquel extraño sonido al que no tardaron en asociar al rugido de un tigre. De esa forma a esa región se le empezó a llamar El Tigre y posteriormente por el gran auge petrolero se realizó la fundación de la ciudad de El Tigre.

Al llegar al Tigre, luego de muchos años, me encontré con mi gran amigo Edgardo y su novia Rudy quienes inmediatamente me hicieron sentir como en mi propia casa, solo faltaba pasar por mi amiga Yukcelin. Partimos hacia el puente Orinoco o también llamado Orinoquia, la carretera es amplia, los paisajes son relajantes, existe un trayecto de la carretera que es bordeado por grandes extensiones de pinos caribe, noté que no existe ninguna bomba de servicio en el trayecto lo cual es un punto a tomar en consideración al momento de viajar por esta vía. De repente, luego de casi 2 horas de camino y casi 200 km recorridos, en la lejanía se logra ver la estructura del puente, en el horizonte se divisa una pendiente que nos lleva hacia la gran estructura, una vez sobre el puente lleva menos de medio minuto cruzar por encima del río Orinoco desde el estado Anzoátegui hasta el estado Bolívar, creo haber contado 4 pilotes que conforman el soporte del puente, siete tiene el puente sobre el Lago de Maracaibo en el estado Zulia.

Una vez en el estado Bolívar visité el Parque La Llovizna, con sus veredas acuáticas de color rojizo , esto por el contacto del agua con la roca de hierro. Las imponentes caídas de agua me hacen reflexionar acerca de la grandeza y  fuerza de la naturaleza, del respeto que debemos tener por ella, por conservarla y protegerla. A pesar que este año no ha llovido de la forma acostumbrada se puede sentir el rocío en la cara característico de este parque y por el cual lleva su nombre, la llovizna. De la misma forma, otra formación imponente, pero esta vez construida por el hombre son el conjunto de presas utilizadas para la generación de energía eléctrica, también logramos visitar el Ecomuseo del Caroní donde está disponible una exposición permanente acerca del tema de las plantas generadoras de energía hidroeléctrica de la región guayanesa.

Este paseo supero mis expectativas, conocer los campos petroleros de San Tomé, el crecimiento del Tigre, la belleza de la región guayanesa, el puente sobre el Orinoco, el paso de las Chalanas y sobre todo compartir con personas muy especiales.

Cada camino que recorremos nos debe enseñar cosas, vivir las dos caras de la moneda nos hace madurar, y quizá vivamos ambas caras mas de una vez, equivocarse es necesario para recordar que la vida se hizo para vivirla cada día, y que no somos infalibles, nada se puede dar por seguro. Así como el río conoce a la roca, porque la recorre constantemente, este viaje me sirvió de autoconocimiento, re aprender quien soy.

Muchas gracias a la Familia Salazar Tablero por su hospitalidad, a mi bella amiga Yukcelin, ustedes hacen la diferencia.

Algunas fotos de los paseos.

Iglesia en San Tomé - Anzoátegui

Iglesia en San Tomé - Anzoátegui

Carretera El Tigre - Puerto Ordaz - Anzoátegui

Carretera El Tigre - Puerto Ordaz - Anzoátegui

La Llovizna - Bolívar

La Llovizna - Bolívar

La Llovizna - Bolívar

La Llovizna - Bolívar

La Llovizna - Bolívar

La Llovizna - Bolívar

La Llovizna - Bolívar

La Llovizna - Bolívar

Ecomuseo del Caroní - Bolívar

Ecomuseo del Caroní - Bolívar

Ecomuseo del Caroní - Bolívar

Ecomuseo del Caroní - Bolívar

Embarcadero Chalanas - Bolívar

Embarcadero Chalanas - Bolívar

Segundo Puente sobre  el Orinoco

Segundo Puente sobre el Orinoco

Mis amigos Rudy, Edgardo y Yukce

Mis amigos Rudy, Edgardo y Yukce